DAVID PRADAS

David Pradas i Gené

 

David Pradas (1974, Castellserà) es ingeniero y músico, formación que siguió paralelamente y que culminó en Manresa donde, mientras acababa ingeniería en la Universitat Politècnica, estudiaba armonía, composición y orquestación con Manel Camp y Llibert Fortuny, entre otros profesores. Previamente había recibido formación clásica en el Conservatori del Liceu i en el de Cervera.

De aquella época son sus dos primeros discos: L’altra part (1999) y Zodíac (2000) para piano solo. La década siguiente continuaría la formación de musicologia en la Universidad de la Rioja y producción musical en la escuela Microfusa de Barcelona.

Después de realizar un postgrado en Composición Musical y Tecnologías Contemporáneas en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, funda la productora musical La Gata Roja Produccions, espacio creativo que le permite grabar desde ese momento todos sus trabajos siguientes: El Balancí (2010), 14 micro-piezas para piano solo, para poesía y dibujo y rEsd9 (2011), su primer disco electroacústico donde incorpora sonidos cotidianos en un intento de explorar nuevos planos sonoros.

En 2014 estrena la que seria su producción más ambiciosa: Insectum, una suite de nueve piezas para piano, danza contemporánea y vídeo proyecciones interactivas. Delante de una pantalla de 8x4 metros, dos bailarinas danzan en sincronía con la música en directo del piano y con la proyección de unas imágenes de una plasticidad sorprendente que nos adentran en una experiencia sensorial única. El espectáculo se ha representado por toda Cataluña y en 2016 se estrenó con mucho éxito en Madrid.

En 2016 finaliza un máster en composición para audiovisuales en el Centro Superior Katarina Gurska de Madrid hecho que le abre las puertas a trabajar en el mundo del audiovisual componiendo para animación, publicidad, videojuegos,  televisión, audiobranding y cine.

En septiembre de 2017, ve la luz el que será su septimo trabajo: Umbilical, Música&Vida: doce piezas para piano, sexteto de cuerda y cinco voces femeninas. En este disco, Pradas recupera la sonoridad más electroacústica para describir el proceso del embarazo, un vínculo madre-hijo que los envuelve para siempre en una tela infinita de ternura. En este caso, para la puesta en escena del espectáculo, el autor utiliza un piano virtual de cinco metros de largo usando su tapa para proyectar imágenes evocadoras que adentran al espectador en un ambiente onírico, irreal...muy especial.